• PETROENERGÍA

Petroecuador continúa con trabajos para mitigar los daños producidos por la erosión en San Rafael

Tras la rotura del SOTE y Poliducto, hace un año, EP Petroecuador continúa con trabajos preventivos para mitigar los daños producidos por la erosión en San Rafael


San Rafael, 8 de abril de 2021

Se determinaron 189 puntos geográficos donde se realizaron trabajos de desbroce de vegetación, hidrolavado a presión en rocas, limpieza de riberas, entre otras actividades.

Al cumplirse un año de la rotura de las tuberías del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), del Poliducto Shushufindi – Quito, operados por EP Petroecuador y del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP), operado por la empresa OCP Ecuador S.A., continúan los trabajos de la petrolera pública para prevenir y mitigar los daños ocasionados por la erosión regresiva que afecta al sector de San Rafael, límite provincial entre Napo y Sucumbíos, lugar donde se produjo este evento de fuerza mayor, debido a este fenómeno natural, el pasado 7 de abril de 2020.

El Gerente General de EP Petroecuador, Gonzalo Maldonado informó que se ha sido prioridad atender las necesidades de las poblaciones aleñadas, por lo que hasta esta fecha se entregaron 1,7 millones de litros de agua y 26.532 kits de alimentos a las miembros de las 108 comunidades afectadas.

Mientras que, en la parte técnica, Maldonado afirmó que “hasta el momento se han invertido USD 10,5 millones en la construcción de seis variantes y un by pass del SOTE, mientras que del Poliducto Shushufindi – Quito la inversión supera los USD 1,5 millones en tres variantes, retiro de tubería afectada y otros trabajos emergentes, además que falta una cuarta variante que está en construcción, con lo cual estos ductos se han alejado de la erosión”.

En el tema ambiental y social, el trabajo ha sido en conjunto con OCP Ecuador S.A., para lo cual las dos empresas han invertido más de USD 35 millones, para atender a las 108 comunidades afectadas y realizar las labores de remediación ambiental.

El 14 de abril de 2020 iniciaron las tareas de remediación ambiental en las cuales, bajo la supervisión constante del Ministerio del Ambiente y del Agua (MAAE), así como los líderes de las comunidades afectadas, se identificaron las zonas que debían ser remediadas. Las medidas de restauración ambiental fueron aplicadas considerando la circunstancia y sensibilidad ambiental de cada sitio, esto en cumplimiento con la legislación ambiental.

La contratación de mano de obra local para ejecutar los trabajos de remediación fue importante para que se realicen estas actividades de manera eficiente. Glenda Narváez, moradora de San Miguel de Guayusa, sostuvo que “además de contribuir a la limpieza de los ríos y los suelos, tuvimos ingresos económicos porque nos contrataron para trabajar. Hemos supervisado los trabajos realizados y además nos entregaron agua, alimentos y atención médica”.

Se han realizado monitoreos constantes de suelo y agua, ya que una vez finalizadas todas las actividades de limpieza y remediación de las áreas afectadas por el evento de fuerza mayor, en coordinación con OCP-Ecuador, se realizó la toma de muestras de sedimentos (suelo) y agua, para su posterior análisis en laboratorios certificados. Este informe técnico de limpieza y remediación fue remitido a finales de 2020 al MAAE para su revisión y pronunciamiento.



Fuente: EP Petroecuador

45 vistas0 comentarios